Preguntas frecuentes sobre el Mercado Negro del trasplante capilar

Preguntas frecuentes sobre el Mercado Negro del trasplante capilar

¿Cómo la cirugía de restauración capilar se volvió tan popular y qué contribuyó a la evolución de un Mercado Negro?

La popularidad de la cirugía de restauración capilar ha surgido en gran parte debido a la innovación e investigación llevada a cabo por médicos del ISHRS, que durante un período de décadas desarrollaron y mejoraron una técnica quirúrgica conocida como trasplante de unidad folicular. Cuando se realiza correctamente, esta cirugía es segura y eficaz revirtiendo la apariencia de la pérdida de cabello, y logra resultados de aspecto natural en los pacientes con alopecia androgenética (AGA), también conocida como calvicie de patrón masculino, y otras formas de pérdida de cabello.

Inicialmente, este método avanzado de extracción del área donante implicaba la extracción de una tira lineal de cabello y piel del donante. La escisión de elipse lineal (tira) requería de un equipo de técnicos capacitados para diseccionar cuidadosamente los mechones de cabello naturales (unidades foliculares) desde la tira de tejido por disección microscópica. Los pequeños injertos de la unidad folicular eran luego redistribuidos en pequeñas microincisiones en las áreas de pérdida de cabello. Este método puede recrear la apariencia de una cobertura natural del cabello cuando hay la suficiente cantidad de injertos redistribidos, lo suficientemente cerca unos de otros como para que el ojo lo perciba como una densidad comparable a lo natural.

En la cirugía de tira se extraía cabello de donante de la zona de mayor densidad en la parte trasera y a los lados de la cabeza, áreas menos probables de verse afectadas por la pérdida genética de cabello asociada con la alopecia androgenética (AGA) a medida que los pacientes envejecen. Requería que el médico tuviera la habilidad para usar un bisturí, entender la anatomía del cuero cabelludo, y conocer los principios de sutura. También dejaba una cicatriz lineal, que por lo general se ocultaba fácilmente con el cabello que caía sobre esta, pero la cicatrís podía ensancharse y limitar la capacidad de los pacientes para usar su cabello muy corto. Esta técnica de extracción de zona donantes y los injertos de unidad folicular constituyeron la vieja técnica obsoleta del punzón o punch (apariencia de cabello de muñecas). El equipo de técnicos tenía que estar bien capacitado para manejar los injertos, para evitar daños o destrucción durante el proceso de disección. A medida que los tamaños de las sesiones de injerto se volvieron más y más grandes, los médicos capacitaron a más personal y delegaron la colocación del injerto con el fin de mejorar la eficiencia del procedimiento de restauración capilar.

Desafortunadamente, cuando algunos médicos también comenzaron a permitir que sus técnicos practicaran la cirugía haciendo incisiones quirúrgicas en la zona del receptor para la colocación del injerto (argumentando que un pinchazo de aguja no era una incisión), permitieron que técnicos ilegales se convertiesen en cirujanos de trasplante capilar «express» no autorizados o ilegales. Los asistentes éticos entendieron que estaban ayudando a sus cirujanos, y entendieron que no tenían licencia médica para participar en la realización independiente de procedimientos médicos. Sin embargo, otros asistentes capacitados decidieron capitalizar aún más sus habilidades y comenzaron a contratar de forma independiente a médicos, algunos de los cuales no pudieron realizar la cirugía de restauración capilar ellos mismos.

Esta situación violaba las normas médicas de la mayoría de las jurisdicciones. Estas normas requieren que un médico sea experto y conocedor de cualquier procedimiento que deleguen o supervisen. La delegación inadecuada o excesiva creó la base para el desarrollo de un Mercado Negro, donde los técnicos eludían la facultad de medicina u otros programas de capacitación o residencia profesional médica, licencias y normas legales impuestas por las leyes, y regulaciones diseñadas para la protección del paciente. El único «obstáculo» era conseguir que un médico extrajera el área del donante, lo que requería un bisturí y sutura. Esta obstrucción se eliminó mediante el desarrollo de una técnica de escisión quirúrgica diferente para extraer los injertos de donantes, que hoy se conoce como escisión de la unidad folicular (FUE) o, anteriormente, extracción de la unidad folicular.

¿Cómo fue que la Evolución de la FUE (escisión de la unidad folicular) promovió el Mercado Negro de trasplante capilar?

Hace aproximadamente una década, una «nueva» técnica comenzó a ganar popularidad. Hoy se la conoce como FUE (escisión de la unidad folicular). Implica el uso de un micropunzón de 1 mm o menos de tamaño, para extirpar unidades foliculares capilares individuales o agrupaciones. No implicaba cortar con un bisturí o suturar, pero en realidad creó áreas más grandes de heridas en la piel al producir miles de escisiones pequeñas pero abiertas, de grosor completo, en el cuero cabelludo, dependiendo de la cantidad de injertos necesarios o planeados para una cirugía dada.

Fue promocionada y aceptada como «mínimamente invasiva» porque no creaba la única herida abierta de mayor tamaño, que la elipse dejaba durante el transcurso de la cirugía. Debido a que no requería del conocimiento para utilizar un bisturí, o la experiencia para suturar, era más fácil para los técnicos y vendedores argumentar que no era una «cirugía real». Esto, por supuesto, no es cierto. Las incisiones de grosor completo en el cuero cabelludo para extirpar el tejido del injerto son cirugía..

La necesidad de administrar anestesia local en grandes áreas del cuero cabelludo, y largas sesiones de cirugía de más de 4 horas, así como la necesidad de tomar decisiones médicas analíticas sobre la densidad de la extracción del área donante a medida que se aborda cada centímetro cuadrado, hace claramente que este sea un procedimiento quirúrgico que requiere experiencia médica para poder llevarlo a cabo de forma segura y correcta. Sin embargo, la técnica FUE de la extracción con micropunción facilitó que algunos médicos que no deseaban aprender esta técnica, o que no podían realizarla, decidieran delegarla a personal técnico sin licencia.

Se alentó a algunos médicos a unir fuerzas con hombres de negocios para que deliberadamente delegaran la cirugía a técnicos sin licencia y no regulados. Al permitir que los técnicos hicieran el trabajo en varios pacientes a la vez, podían obtener mayores beneficios. En algunos lugares, permitir que técnicos sin licencia y no regulados realizaran cirugías, incluso bajo supervisión, hizo que gente común y corriente sin capacitación creyeran que ellos también podían realizar la cirugía, usando el nombre y la licencia de un profesional médico y realizando la cirugía por ellos o, a veces, ¡sin un profesional médico con licencia en absoluto!

Hay muchos países donde existe un Mercado Negro de cirugía de restauración capilar. La seguridad de los consumidores para cualquier bien y servicio, incluidos los procedimientos médicos, es tan buena como el gobierno encargado de proteger los intereses del público. Algunos gobiernos y reguladores están haciendo la vista gorda e ignorando los riesgos para la seguridad del paciente.

Si la cirugía del Mercado Negro es más barata ¿por qué los pacientes deberían estar preocupados por eso?

Los pacientes deben preocuparse por lo que están perdiendo y por lo que están arriesgando. Comprar en el Mercado Negro del trasplante capilar es comprar una «copia falcificada» de bajo costo. La atención médica y y los riesgos médicos son muy diferentes a los de comprar un bolso, zapatos o unos lentes de sol. Estos últimos ítems son desechables, y si la calidad no satisface las expectativas de un consumidor, no hay consecuencias a largo plazo por tomar una mala decisión. Las consecuencias de una mala cirugía de restauración capilar pueden variar de leve a grave, e incluso pueden ser potencialmente mortales, y todas durarán toda la vida.

Es cierto que cualquier cirugía sin las costosas «ventajas» del paradigma médico tiene un precio reducido. Pero los pacientes necesitan conocer cuáles son las «ventajas» que no están incluidas. Primero, eliminar el costo de la experiencia médica adquirida a través de la facultad de medicina profesional y la capacitación es una opción peligrosa por muchas razones. Al principio, durante el diagnóstico para el tratamiento de la causa de pérdida de cabello, la ausencia de un médico experto calificado elimina la oportunidad de que un paciente con una condición médicamente reversible sea tratado y evitar la cirugía. También impide que los pacientes que no son buenos candidatos para la cirugía (por ejemplo, que necesiten muy poco cabello de donante permanente) sepan esto antes de gastar dinero en un procedimiento inneesario, inadecuado o fallido.

Apoyar un Mercado Negro de técnicos sin licencia y no regulados también esquiva las juntas médicas profesionales reguladoras que pueden supervisar, y suspender o revocar la licencia de médicos que dañan a los pacientes. Elegir una clínica del Mercado Negro elimina los costos de seguro por mala praxis, porque dichas clínicas involucran personas que no están aseguradas o, en el caso de un «médico simbólico» probablemente este deberá mentir sobre su inadecuado modelo de delegación, para que su aseguradora cubra un incidente. Esta necesidad de engaño impregna la ética de la atención que reciben los pacientes.

Las clínicas del Mercado Negro con poca o ninguna especialización médica, probablemente eviten los costos de los procedimientos de desinfección requeridos que, en las clínicas reguladas, reducen los riesgos de infección. Tal vez una de las áreas de reducción de costos más preocupantes del Mercado Negro es la violación de las regulaciones que prohíben que se opera a varios pacientes en la misma habitación simultáneamente.Esta restricción tiene el fin de evitar la contaminación cruzada de infecciones transmitidas por la sangre, tal como el VIH, la hepatitis C o la encefalopatía espongiforme (enfermedad de la vaca loca), por nombrar algunas. Los informes de clínicas de estilo industrial o «fábricas» con pacientes alineados uno al lado del otro durante la cirugía, generan riesgos de contaminación cruzada que no se revelarán durante años, si se producen. Estos tipos de infecciones podrían transmitirse a futuras parejas sexuales, también.

Las clínicas del Mercado Negro tampoco incurren en el gasto general del seguimiento postoperatorio, con la supervisión de médicos para gestionar problemas si algo sale mal. Este sitio web compartirá con usted los casos de muchos pacientes que han experimentado lo que puede salir mal con las cirugías del Mercado Negro.

¿Por qué los médicos reguladores no hacen nada sobre el peligroso Mercado Negro?

La Sociendad Internacional de Cirugía de Restauración Capilar (ISHRS) es una organización internacional, pero no es un organismo regulador. Durante varios años, ha expresado su preocupación sobre las prácticas no autorizada de la medicina en la cirugía de restauración capilar, problema conocido por los organismos regulatorios de todo el mundo. Sin embargo, a menudo sucede que los reclamos de los pacientes reciben mucha más atención que los reclamos de los médicos. Incluso ahora, con una cantidad creciente de reclamos de pacientes sobre los resultados de las cirugías del Mercado Negro, como se señaló anteriormente, una respuesta regulatoria es tan fuerte como los gobiernos que supervisan las regulaciones y las hacen cumplir.

Desafortunadamente, incluso algunos reguladores y legisladores están influenciados por presiones o problemas que, sorprendentemente, pueden no poner la seguridad del paciente como la máxima prioridad. Dicho esto, las demandas legales contra médicos que han delegado indebidamente la cirugía de un paciente a técnicos están teniendo su curso en los sistemas legales de EE. UU. y el Reino Unido, y como esta práctica fraudulenta está obteniendo más atención regulatoria, hay esperanza de que se reafirme el paradigma regulatorio que protege a los pacientes.

¿Cómo pueden los pacientes saber si están siendo engañados por una clínica del Mercado Negro?

Un vendedor de internet puede decir casi cualquier cosa para atraer a un paciente. La mejor evidencia de que usted ha identificado a un médico real es, en primer lugar, verificar sus credenciales médicas con la autoridad local de licencias médicas profesionales. El sitio web de la ISHRS también puede ayudar a los pacientes a verificar el nombre y la ubicación de un especialista anunciado, en la base de datos «Busque un médico» (Find a Doctor), en este sitio web.

Los médicos miembros que se han convertido en «Socios» de la ISHRS se han ganado este título de reconocimiento por ser miembros antigüos de esta organización, asistiendo a reuniones y talleres, contribuyendo a la educación a través de conferencias y publicaciones, y en general reafirmando su compromiso con la educación y la capacitación continuas en este campo. Si usted no tiene un miembro de la ISHRS con la designación de «Socio» cerca de usted, en su lugar, puede solicitar evidencia de capacitación en cirugía de restauración capilar, asistencia a talleres y, finalmente, verificar los resultados del antes y el después reales del trabajo del médico.

Revise la siguiente lista de verificación cuando decida hacerse una cirugía con un médico o clínica en particular, para reducir los riesgos asociados con clínicas del Mercado Negro.

1) Check with local/regional authorities to insure that any “doctor” advertising for your business is legally licensed to operate in the advertised jurisdiction.

2) Know what your surgeon is supposed to look like, what their experience and training in hair restoration surgery has been, review before and after examples of their work and are not “stock” photos (ask your surgeon to verify this) and make it known that only your surgeon or a licensed professional operating in their scope of practice delegated by your surgeon—with your consent—will be allowed to make any incisions/excisions on your scalp/body.

3) Pregunte quién va a diseñar su línea de cabello, supervisar la colocación del injerto, así como determinar los requerimientos anestésicos. Todas estas tareas requieren decisiones que debe hacer su médico o profesional médico con licencia, que opere dentro de su ámbito de práctica.

4) Consulte cuántos casos de cirugía se realizarán al mismo tiempo bajo la supervisión de sus médicos… si es que habrá varios casos simultáneos, es probable que su cirugía vaya a ser realizada por alguien que no es su médico, y usted debe saber quién es esa persona, si tienen licencia para realizar la cirugía, y cómo se responsablilizará o quién lo ayudará si hay alguna dificultad en el curso postoperatorio de su cirugía.

¿Trabajar con un médico que es miembro de la ISHRS garantisa que mi cirugía vaya a ser realizada por un profesional médico con licensia?

La ISHRS promueve «Cirujanos que realizan cirugía» (Surgeons performing surgery), y requiere que los miembros firmen un acuerdo para dar fe de su adhesión a nuestra norma de mejores prácticas, en la que los médicos u otros profesionales médicos con licencia que operen dentro de su ámbito de práctica, realicen todas las incisiones quirúrgicas y escisiones. Dicho esto, dichos acuerdos dependende un sistema de honor, y la ISHRS no puede garantizar que un miembro que firme el acuerdo realmente lo cumpla.

En su lugar, se alienta a los pacientes a preguntar al médico sugerido quién realizará sus escisiones de injerto y las incisiones del sitio del receptor, y cuáles son sus credenciales de no ser esta persona el médico mismo. Si el médico le dice que va a delegar la cirugía, la persona a la que se le delega la cirugía debe ser un profesional médico con licencia legal. Si están delegando la cirugía a un técnico sin licencia y no regulado, usted debe determinar si esto es legal en su área. Si la delegación es legal, usted debe solicitar evidencia de que su médico tenga suficiente experiencia en cirugía de restauración capilar como para delegar y supervisar a su técnico. También debe asegurarse de que su médico no esté usando fotos de «stock» de una empresa de dispositivos médicos, u resultados de otros médicos, y que cualquier cartera de resultados refleje las habilidades y la capacidad del cirujano con licencia que realizará su cirugía.

¿Cuáles son los riesgos para los pacientes al usar clínicas del Mercado Negro?

Como se ha señalado anteriormente, son muchos los riesgos de ser un paciente del Mercado Negro. Se agregarán a este sitio fotos de algunas de las consecuencias devastadoras, a medida que se sigan recibiendo.

Algunos de los riesgos, tales como infecciones de la sangre por contaminación cruzada debido a herramientas no debidamente esterilizadas o a la proximidad de los pacientes, no se pueden conocer hasta que los pacientes sean testeados en busca de dichos resultados, si esto sucede. Pero los siguientes son algunos de los riesgos que se están viendo actualmente con una frecuencia creciente:

Sobreextracciónde la zona donante: aspecto de área apolillada de la zona del donante, con cicatrices extensas y densidad permanentemente reducida debido a la técnica de comercialización de prometerle a los pacientes potenciales «tantos injertos injertos como sea posible», pero lo que en realidad termina en la extracción de demasiados injertos, o termina creando demasiados orificios que se convierten en cicatrices y dañan el cabello del donante.

Necrosisdel área donante: demasiados orificios perforados y realizados demaciado cerca uno del otro, pueden comprometer el suministro de sangre a la piel restante, dejando áreas de tejido muerto que cicatrizarán sin cabello.

Crecimiento deficiente del injerto: Esto puede deberse a residuos de injerto (los técnicos sin supervisión pueden no colocar todos los injertos extraídos debido a limitaciones de tiempo para el siguiente caso), a técnicas de extracción deficientes, o a técnicas de manejo inadecuadas, incluyendo permitir que los injertos se sequen durante la colocación, lo que resulta en un crecimiento deficiente.

Necrosisde área receptora: demasiadas incisiones realizadas con mucha profundidad o demasiado juntas, pueden comprometer el suministro de sangre a la piel y provocar muerte tisular en el área receptora.

Resultados de apariencia antinaturales: los trasplantes capilares son mejor realizados por un cirujano con experiencia en el diseño de líneas de cabello estéticas, en lugar de ser realizados por técnicos con una capacitación en diseño mínima o sin capacitación alguna. Además, los técnicos que ejercen la práctica en un entorno no supervisado están ilustrando su propensión a trabajar fuera de las protecciones legales que requieren licencia médica, no tienen ninguna reputación que proteger, y tienen poco incentivo para proporcionar a los pacientes el mejor resultado. Tampoco suelen ver a los pacientes para un seguimiento, con el fin de evaluar sus resultados. Desde su perspectiva, cada paciente puede ser solo uno de los muchos que tienen para realizar el procedimiento ese día, y su objetivo principal es terminar el trabajo y seguir adelante.

Infecciones quirúrgicas: en un caso reportado, una infección del cuero cabelludo que se propagó rápidamente causó la pérdida del ojo de un paciente; se han reportado otras infecciones graves del cuero cabelludo que han requerido terapia antibiótica suministrada por un profesional médico con licencia.

Muertes: si bien este procedimiento tiene un bajo riesgo de complicaciones cuando es realizado adecuadament, como en cualquier procedimiento que requiera anestesia local, existe un riesgo de toxicidad de los medicamentos, que puede causar arritmia cardíaca, síntomas neurológicos tales como convulsiones, y la muerte. Aunque sigue siendo poco frecuente, los informes de muerte durante o después de un procedimiento de trasplante capilar han repuntado en los últimos años, asociados con la falta de experiencia o la práctica médica sin licencia en este campo.

Desregulación de la profesión médica: hay intereses del Mercado Negro en juego en este campo, con personas que creen que la licencia médica no es necesaria para la práctica de la medicina. Si el público apoya la necesidad de una revisión ética de los médicos a través del proceso de educación médica, y de supervisión regulatoria para aquellos a quienes tienen el privilegio de operar o proporcionar medicamentos, y apoya el requisito de conocimiento adecuado sobre condiciones médicas relacionadas o no relacionadas que contribuyan a algunos casos de pérdida de cabello, instamos a los pacientes a rechazar el paradigma del Mercado Negro. Los instamos, por su propia seguridad y la seguridad de otras personas, a enviar un mensaje a los piratas del Mercado Negro de que no se convertirán en su próxima víctima, ¡y a evitar que esos piratas reduzcan las normas de seguridad del paciente y a que se trasladen a otras áreas de la atención médica!

Comparta su historia

Si ha sido afectado negativamente por esta incursión del Mercado Negro en el tratamiento médico/quirúrgico para la pérdida de cabello, póngase en contacto con la ISHRS para compartir su historia. Si usted ha sido un paciente del Mercado Negro, pero no experimentó ningún resultado negativo, tuvo suerte, pero su apoyo al Mercado Negro no debe ser compartido con otros pacientes que puedan llegar a sufrir consecuencias a raíz de la práctica sin licencia de la medicina.

Para obtener más información sobre qué es un Mercado Negro, consulte esta página.

Contáctenos aquí.