Qué sucede cuando un trasplante capilar barato sale mal

Este estudio de caso fue presentado por el Dr. Konstantinos Anastassakis Doctor em Medicina, Jefe de Doctorado y Cirujano de Cuello, Miembro de la ISHRS (Asociación Internacional de Cirugía de Restauración Capilar), Diplomado y Miembro del Directorio de la ABHRS (Junta Norteamericana de Cirugía de Restauración Capilar), Presidente de la HAHRS/ELAMAT (Asociación Helénica de Cirugía de Restauración Capilar).

Desafortunadamente, el caso de este paciente es demasiado habitual.

Un joven buscaba desesperadamente mejorar la apariencia de su cabello mediante una restauración quirúrgica capilar, y consiguió se dejó deslumbrar por las promesas y ofertas de bajo costo muy difundidas por una clínica estética. Este tipo de instalaciones atraen a personas interesadas en un trasplante capilar, con mucha publicidad y precios extremadamente bajos.

Lo que nunca les dicen explícitamente a los potenciales clientes es lo siguiente:

  • que el trasplante capilar es realizado por técnicos no autorizados y por médicos sin certificación, ni capacitación;
  • que la tasa de supervivencia de las unidades foliculares trasplantadas es extremadamente baja;
  • que no se provee atención médica al paciente después del procedimiento.
Antes y después de la restauración mediante trasplante capilar

Lo que se obtiene es un resultado de cabello delgado y antinatural, un paciente infeliz, agotamiento del área de donante y una verdadera catástrofe.

Hace 7 meses, Vaggelis fue seleccionado para participar en una restauración capilar pro bono del programa del Dr. Anastassakis, ¡destinado a ayudar a las personas que experimentaron este tipo de fraude! Vaggelis tiene 28 años y ya experimenta un adelgazamiento severo debido a la pérdida capilar, Vaggelis decidió visitar una de estas instalaciones tan promocionadas. Estos tipo de instalaciones utilizan anuncios de clics online y offline sobre trasplante capilar, con ofertas y promesas extremadamente tentadoras.

Vaggelis visitó una de estas instalaciones, teniendo en cuenta solo la oferta de bajo costo. El «discurso» de la consulta/venta es idéntico en todas estas clínicas. Un consultor de ventas recibió a Vaggelis.

Arma de persuasión #1: un álbum de fotos, por lo general con fotos robadas de Internet, que mostraba el antes y el después de los casos, utilizados como prueba de los resultados del trasplante capilar que realizaban. La mayoría de estas imágenes eran fotos de casos de trasplante capilar de celebridades, utilizado al menos en 4 «clínicas capilares» diferentes. Todas y cada una de estas clínicas afirman haber realizado los trasplantes capilares de esas celebridades, y que todas las demás ¡mienten!

Arma de persuasión #2: persuación emotiva que termina en el chantaje emocional. El consultor de ventas le mostró una presentación tan perfecto de todas las cosas implicadas que Vaggelis quedó totalmente persuadido. «No habrá dolor ni cicatrices porque usamos esta nueva técnica sin cicatrices. Usted recuperará el cabello que tenía a sus 20 años, etc. Y, por favor, considere que debido a esta oferta especial que le damos ahora usted podrá obtener el doble de cabellos a mitad de precio. Lo único que debe preguntarse es: ¿Realmente desea seguir viéndose en el espejo sin pelo?»

Por supuesto, nunca hubo ningún médico o cirujano capilar presente. En un momento, una persona anónima que lleva un ambo blanco de doctor (el «médico», lo llamó el consultor) apareció para saludar. No hubo ningún examen médico ni ninguna otra interacción.

A partir de este momento, comenzó la gran presión de «aprovechar la oferta ahora». Vaggelis fue instado a aceptar la oferta en ese mismo momento; de lo contrario, perdería ese precio absurdamente bajo ¡y la oportunidad de recuperar su cabello! ¡Era una oferta imperdible y tuvo que aceptarla de inmediato!

ANTES DE LA RESTAURACIÓN

DESPUÉS DE LA RESTAURACIÓN

https://www.youtube.com/watch?v=s9UeFktK4d4&t=30s

Así que aceptó. El procedimiento duró entre 3 y 4 horas, en una pequeña habitación sin ventanas. Había 2 o 3 personas presentes, muy probablemente eran técnicos.

Cuando el procedimiento terminó, le dijeron que todo había salido bien, y que tendría un resultado excelente. Le pidieron de verlo nuevamente después de 3 o 4 días. En esa visita, repitieron que todo parecía estar bien, y que querían verlo nuevamente después de 4 meses.

Durante los siguientes 4 meses, no hubo ningún crecimiento notable del cabello. Vaggelis no veía que creciera ningún pelo.

FOTOS ANTES DE LA RESTAURACIÓN

En su consulta a los 4 meses, mencionó eso y le dijeron que era demasiado pronto, que debía ser paciente, y que vería resultados con el tiempo.

El tiempo pasó y seguía sin ver ningún cambio. Los meses pasaban y todo lo que veía eran algunos cabellos dispersos en las sienes y otros pocos en la parte superior. El resultado era antinatural y feo. Sentía que había sido engañado, y se sentía muy frustrado. Pero sobre todo estaba decepcionado y descontento, e intentaba ocultar el resultado. Evitaba salir, a menudo usaba un sombrero para ocultar su cabello, y se sentía emocionalmente muy desestabilizado.

Consideró visitar otra clínica para ver si alguien podía ayudarlo, pero temía ser engañado nuevamente con promesas falsas.

«Un día estaba navegando por Internet y encontré un artículo sobre el Dr. Anastassakis y su programa de restauración capilar pro bono, ¡hecho para ayudar a personas como yo!, dijo Vaggelis.

«Realmente quería tener una segunda oportunidad y deshacerme del mal resultado. Había tenido demasiado miedo de hablar hasta entonces, pero esta vez había un médico REAL, y leyendo su artículo me di cuenta por primera vez ¡cómo debe hacerse un procedimiento de trasplante capilar!

Vaggelis reservó una cita con el Dr. Anastassakis. Después de una evaluación médica exhaustiva, le dijo que ese resultado antinatural podría ser revertido; sus áreas de cabello donado habían sido dañadas pero no agotadas, y el Dr. Anastassakis podría lograr un resultado denso y natural en su cabello. «Es el único que me dijo la verdad y me explicó en detalle cómo me ayudaría. ¡Me sentía tan aliviado! Era la oportunidad de recuperar mi vida y mi apariencia», dijo Vaggelis.

Ya han pasado 7 meses desde que Vaggelis se sometió a una cirugía de restauración de trasplante capilar con el Dr. Anastassakis.

«Todavía no puedo creerlo. ¡Ni viendo las fotos!», dice.

FOTOS DESPUÉS DE LA RESTAURACIÓN

No puede creer que solo 7 meses después ya esté teniendo resultados, y tener cabello grueso y natural. «Después de esta sesión de restauración, ¡todo parece estar nuevamente en su lugar en mi en mi vida! Me siento seguro de mí mismo, no uso más sombreros ni tengo excusas para no salir. Me miro fijamente al espejo acariciando mi cabello y me descubro sonriendo. Mi familia y amigos están sorprendidos por mi resultado y de hecho algunos de mis amigos aún se preguntan si este pelo es mío. ¡Incluso lo tocan para ver si es real! Me hago cortar el cabello regularmente, y mi peluquero no vio ninguna cicatriz en el área con cabello donado. Me dijo que soy muy afortunado de haber tenido un buen resultado. Él ha visto tantos resultados de trasplante capilar antinatural y personas que tratan desesperadamente de ocultarlos.

Sé que no es suerte, sino la investigación y la confianza que me llevaron a tomar la decisión correcta esta vez. Tuve una restauración quirúrgica capilar cuidadosamente planeada por un médico, y estuve totalmente informado hasta el más mínimo detalle, y a cada paso tuve al médico a mi lado. Honestamente, no pude haber pedido nada mejor, y estoy increíblemente contento con el resultado, después de todos estos años de frustración y decepción.»

El Dr. Anastassakis señala que el caso de Vaggelis es uno de los tantos que hay, desafortunadamente. «Un oferta tentadora de bajo costo, un destino de viaje todo incluido, un procedimiento «no invasivo», «sin cicatrices», «sin dolor», todo esto atrae a los miles de jóvenes deseosos de tener un trasplante capilar.

La cantidad de resultados malos está creciendo exponencialmente, ¡y seguirá creciendo a menos que todos nosotros los involucrados lo denunciemos! Esto no se limita a médicos, cirujanos y asociaciones médicas, sino también involucra a los pacientes que ya han experimentó un mal resultado. Hay miles de personas por ahí tratando de ocultar resultados feos y antinaturales, cicatrices permanentes tanto físicas como emocionales. Denuncie y haga conocer su historia.

Vaggelis ha sufrido un resultado de trasplante capílar muy malo, pero decidió actuar. Aprendió a partir de su decisión previa de precio bajo, y decidió no solo para explorar las posibilidades fácticas de una solución, sino también compartir su historia con todos nosotros».

Sharing is caring!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.